Noruega es un país hecho entorno a su industria de pescados y mariscos y lo queremos seguir protegiendo durante años. Nuestros métodos de cría, nuestra amplia red de distribución y nuestra actitud sostenible hacia los salmones criados en el océano, nos permiten entregar un producto de alta calidad a más de 100 países.